¿Realmente lo que necesitamos es un gobierno con mayoría absoluta?

Posted on noviembre 4, 2011

4


Según las estadísticas publicadas por el CIS hace tan solo unas horas, parece que tras 8 años de legado socialista estamos a las puertas de un cambio de ciclo en lo que a política nacional se refiere.

Con una de las situaciones económicas más dramáticas que muchos de nosotros conocemos o hemos vivido, se nos presentan unos años por delante en los que las decisiones que nuestro futuro presidente del gobierno tome serán cruciales para el desarrollo del país: tanto a nivel social como a nivel económico y territorial.

Si las estadísticas no fallan, y lamentablemente hay muchos escaños de diferencia entre unos y otros como para pensar que éstas lo harán, estamos al abismo de ver como se hace realidad una mayoría absoluta por parte de uno de los dos partidos principales de nuestro país.

Pero… ¿Es recomendable que un país en la situación en la que está el nuestro pase a ser gobernado por un partido político en régimen de mayoría absoluta? Es ahora más que nunca cuando necesitamos diálogo entre aquellas personas que nos “representan”, es ahora cuando se necesita un consenso en políticas de empleo, económicas y sociales. ¿De verdad vamos a dejar que unos señores impongan por su “cara bonita” lo que quieran sin tener en cuenta la opinión de otras personas con ideología política diferente? Si en algún momento hemos necesitado una participación electoral masiva en unas elecciones es en éstas, en las que el nivel de indignación política es extrema y en la que escasos políticos sobrepasan el 4 en calificación por parte de los ciudadanos.

Si estáis indignados, si estáis indecisos, si estáis cansados de los políticos, si no queréis más casos de corrupción, ¡acudid a las urnas! Esa es la única manera en la que nos haremos escuchar, quedándonos en casa no vamos a conseguir nada, quedándonos en casa sin ejercer nuestro derecho a voto lo único que vamos a conseguir es darles la razón y que se salgan con la suya.

Ahora es el momento de dejar oír tu voz, no importa del color político del que se trate; ninguna mayoría en política es beneficiosa para el desarrollo de un país. Evitémoslo dejando oír nuestra voz ciudadana, el 20N ¡Déjate ver!