Carta a la Prima de Riesgo

Posted on noviembre 24, 2011

2


Estimada señora Riesgo, en primer lugar me gustaría disculparme por dirigirme a usted públicamente, pero con lo ajetreada que anda últimamente de un país a otro me ha resultado imposible localizarla de otro modo.
                                                                                Por lo que he leído en los periódicos anda un poco revoltosa. ¿A qué se debe? ¿Ha discutido con el señor? ¿Ha llegado el frío a su ciudad de origen y ha decidido venirse al Mediterráneo de vacaciones?  La razón por la que se encuentra tan alterada no la sé, y en realidad, tampoco me importa (siento ser así de grosero pero salí del vientre de mi madre siendo muy directo y en estas cosas no puedo evitar serlo). El caso es: ¿Podría estarse quieta durante unas semanas y dejarnos respirar? Yo creo que lo que necesita usted es quedarse delante de la chimenea viendo la nieve caer y olvidarse de nosotros durante un tiempo, o aún mejor, por siempre jamás; como en los cuentos que su madre le leía de pequeña antes de irse a dormir.
                                                                                                                                                    Le cuento, desde que usted ha venido al Mediterráneo los señores mercados andan muy movidos, será que se sienten atraídos por su corta falda, no lo se, en esos temas no voy a entrar; pero el caso es que nos está poniendo en un aprieto con tantas dudas y tantas subidas y bajadas. A nuestro país el número 500 no le gusta demasiado, ¿sabe?; creo que somos más de 300 – como los guerreros; ¿ha visto la película? Se la recomiendo, si me promete que nos deja tranquilos se la regalo en DVD por Navidad. ¿Trato?
                                                                                                                                                    Con las subidas de temperatura que está provocando en los señores mercados hace que estemos constantemente en el punto de mira, y quién mejor que usted sabe que a nadie le gusta que hablen de él sin enterarse, ¿verdad? Es por eso que he decidido escribirle, para no ponerla a parir a sus espaldas.
                                                                                                                                                    Así pues, desde mi humilde morada señora Riesgo, le pediría que se marchase a su casa y se prepare un te con alguna dormidina dentro, así se relaja y baja su temperamento, el cual nos trae a todos locos. Yo se lo digo por su bien, no vea lo mal que hablan de usted por las esquinas, y claro, cuando alguien se marca esta mala reputación… yo no se lo aconsejo, pero vamos, que es la opinión de su siervo, ¿eh? ahora no vaya a cogerme manía y me la vaya a liar más.
                                                                                                                                                      Sin más dilaciones me despido, espero que esté teniendo unas buenas vacaciones en el Mediterráneo, aproveche el sol que las lluvias vuelven; y reflexione en lo que le he dicho, total ¿Qué le cuesta? Si estoy convencido que con lo maja que es usted, le estarán echando de menos por el barrio.
                                                                                                                                                      Un cordial saludo,
                                                                                                                                                      Un servidor