Mujer violada y condenada ¿Realidad o Ficción?

Posted on diciembre 5, 2011

4


Gulnaz podría ser el nombre de una flor tropical, de la capital de un país del sudeste asiático o el nombre de una actriz afgana famosa en los años 50. Sin embargo, Gulnaz es el nombre  de una mujer afgana que ha saltado a los medios por haber sido condenada a 12 años de cárcel tras ser violada por un hombre casado y haber sido culpada de adulterio. Una historia que bien podría ser el guión de un Best-Seller pero que desgraciadamente ha sucedido a no tantos kilómetros de donde vivimos.

La situación en la que Gulnaz se encuentra actualmente es realmente dura y desesperante, después de haber sido violada y de haber tenido una hija fruto de la violación, ha sido condenada a prisión, siendo éste el castigo que en países como Afganistán reciben, según sus leyes, las mujeres por haber sido violadas; sin contar con ningún tipo de apoyo legal.

El violador (por mantener la educación y no soltar una retahíla de insultos), actual esposo de su prima, atacó a Gulnaz aprovechando que la madre de ésta había salido de casa y la había dejado sola – En lugar se haber aprovechado la tarde y haberse cortado su miembro, decidió pasar el rato violando a una pobre chica adolescente.

La única salida con la que Gulnaz cuenta a día de hoy es el casarse con su agresor y así poder evitar la pena de cárcel impuesta anteriormente, situación que la víctima está valorando para poder así criar a su hija fuera de prisión. Si esto no fuera poco, el agresor y su familia han confirmado que matarán a la mujer si ésta decide casarse, ya que el haber sido violada es una vergüenza para la familia y no pueden consentirlo. ¿Qué salida le queda a la chica de tan solo 19 años? ¿Cárcel o matrimonio con su agresor ante la posibilidad de ser asesinada en cuanto cierre los ojos? ¿Es eso vida?

Por su lado, la ONU ha denunciado que las autoridades afganas no están aplicando las leyes tal como deberían hacerlo, pudiendo evitar asesinatos, violaciones y palizas contra las mujeres. La Ley para la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, en vigor desde agosto de 2009, marca como delito situaciones como el matrimonio con niñas, la compraventa de mujeres, el ‘baad’ (el entregar a una mujer o a una niña a otra persona con el fin de poner punto final a una disputa), la inmolación forzada y otros 18 actos de violencia contra las mujeres. Pero… ¿dónde están los castigos frente a este tipo de situaciones? ¿Quién controla estas aberraciones contra las mujeres afganas? Las palabras y las leyes quedan muy bonitas en el papel, pero de nada sirven si no se llevan a cabo y si no ayudan a proteger la vida de estas mujeres.