Espacios sin humos… ¿y por qué no espacios sin niños?

Posted on diciembre 27, 2011

19


Se que muchos de vosotros seréis padres y no compartiréis mi opinión en este aspecto, pero espero que os podáis poner en mi lugar y ver la impotencia que se siente en algunos momentos en los que se está rodeado de niños.

Cuanto más se viaja y aviones se cogen, como ya expliqué en un post anterior, solamente se quiere llegar al destino con la máxima tranquilidad posible. Algunas veces, por no decir muchas en mi caso, es prácticamente imposible tener un viaje tranquilo y apacible sin niños que incordien en el avión.

Ayer mismo, un pequeño de año y medio se pasó llorando y gritando durante todo el vuelo, y cuando digo todo, incluyo el momento previo al despegue y el post-aterrizaje… El niño gritaba y lloraba como si no hubiese un mañana, gritos y llantos acompañados de patadas en el asiento (lo cual no me provocaba un masaje tranquilizante). Sus padres intentaron calmarlo al inicio, para después, dejarlo llorar sin ninguna intención de que parase.

Anécdotas de niños en mis viajes tengo cientos, lamentablemente tengo un imán para ellos y ya sea en aviones o en trenes, siempre tengo a un niño llorón en un radio inferior a tres filas… y cuando está a tres ya me considero todo un afortunado.

Una de las situaciones en las que ya tuve que hablar con la madre de una niña fue en un vuelo de 8 horas de duración… en el momento en el que se apagó la luz del cinturón de seguridad, la niña, que en un principio estaba sentada a mi lado, se tumbó en el suelo tan tranquila. Todos sabemos que el espacio es bastante reducido estando sentado, como para encima que una niña de unos 3 años se tumbe en el suelo. Al principio todo era estar encima de los pies de su madre… pero poco a poco, el espacio vital que esa niña ocupaba se convirtió en que tenía sus piernas encima de mis pies y no parada de moverlos. Tras media hora así, tiempo que considero más que suficiente, le pedí a su madre que por favor, le dijese a su hija de sentarse correctamente ya que no era normal que estuviese tirada en el suelo del avión e impidiendo que pudiese tener mis piernas en su sitio (anotad que mido 1.85… tampoco voy sobrado de espacio en los aviones). ¿La respuesta de la madre? … Es que si no se pone muy nerviosa y no puede dormir… ¿Hola? me importa acaso que no pueda dormir? ¡Pues no vueles con ella!

¿Cuál sería mi propuesta para todo esto? Pues igual que hay espacios sin humo, ¿por qué no crear más espacios sin niños? Hay algunos hoteles y restaurantes que están fomentando esta medida. Puede resultar impopular de buenas a primeras, pero realmente, creo que los demás no tenemos que aguantar durante horas y horas los llantos de un bebé.

Por ejemplo, si una compañía aérea tiene más de 5 vuelos diarios a una destinación… ¿no se puede reservar uno o dos a mayores de 3 años?