El hombre de los trajes

Posted on enero 16, 2012

1


Llevo varias semanas queriendo hablar sobre el hombre de los trajes, el señor Camps… he tenido que dejar pasar algunos días hasta que se me ha pasado la úlcera que me despierta escuchar su nombre y el ver su cara impasible en la televisión.

El señor sigue con su presunta inocencia, pensando en que todo el mundo le juzga y que están contra él; mientras la señora Barberá encuentra de lo más normal que le regalen bolsos LV.

Está claro que a estos señores a cara dura no les gana nadie. Llevamos semanas con juicios, con declaraciones, testigos, grabaciones que se han hecho públicas a pesar de los esfuerzos de los que defienden la inocencia… han intentado evitar que se volviesen a escuchar fragmentos de conversaciones en el juicio… ¿aún quedan dudas?

No se en vuestro caso, pero en el mío, si no conozco a alguien, es imposible que salgan grabaciones en las que hablamos como si nos conociésemos de toda la vida… ¡claro! – pensarán algunos… un montaje, ¿no?

No puedo esperar a que salga la sentencia de ese sinvergüenza, aquél que dimitió diciendo que era inocente delante de los medios y que en ningún momento desapareció de su rostro la cara de prepotencia.

Lo que no entiendo es a mis vecinos valencianos; si hay alguno que lea este blog, que me explique por favor el por qué se les ha vuelto a votar y el por qué se confía en alguien que estaba “clarinete” que no iba de frente y que había hecho mil triquiñuelas con otros tantos como él.

Una vez más, los ciudadanos demostramos que tenemos lo que queremos. Nos quejamos de la corrupción, de políticos que no nos escuchan y de situaciones llenas de desfachatez; pero por otro lado, se les da el voto.

Desde aquí me gustaría lanzar un llamamiento a todos aquellos que no se informan y que no saben ser objetivos, da igual del partido del que uno sea, las cosas han de verse y castigarse; si no, nos seguiremos dejar tomar el pelo, y desde aquí os digo, que el menda está hasta los mismos de que le tomen el pelo señores como Camps.