Adiós al talento nacional

Posted on enero 23, 2012

5


Los años de bonanza económica en que la población de nuestro país crecía por año tras año gracias a la inmigración han quedado atrás a causa de la severa crisis económica por la que llevamos años pasando. Por primera vez desde 2002, el número de españoles y extranjeros que abandonaron nuestro país superó a los que llegaron. Con un saldo migratorio de 50.090 personas formado tanto por ciudadanos españoles como por extranjeros residentes.

La falta de expectativas y esperanza, en un país “destrozado” por la crisis está forzando a cada vez más españoles a salir al exterior a intentar labrarse un futuro profesional, cosa que dentro de nuestra frontera, no se pueden construir.

Los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística revelan  que, el perfil del emigrante, es un perfil de personas con una elevada cualificación que no pueden desarrollar su carrera de forma adecuada por las pocas oportunidades que se les brindan y por la situación en la que nos encontramos. Es decir, no sólo estamos perdiendo una generación de empleados, sino que estamos dejando escapar al talento nacional, tan bien valorado en el extranjero, para que otros salgan beneficiados.

Es una pena que vivamos en un país en el que el talento no se valora. Somos uno de los países en los que mejor formados salimos de la universidad en muchas profesiones: medicina, enfermería, arquitectura, ingeniería, etc… años y años de formación invertidos para que sean otros países los que se beneficien de sus aptitudes dada la poca salida y nulas oportunidades que se les brindan en un país que vive del sol, y hasta hace poco, del ladrillo.

Mucho han cambiado las cosas desde que nuestros abuelos cogieron la maleta y se fueron a Alemania, Francia o Inglaterra en busca de unas pesetas para sacar a su familia adelante; sin embargo, parece que la maleta vuelve a cerrarse y ahora son los nietos de éstos los que se vuelven a lanzar a la aventura en busca de una oportunidad que aquí no se les brinda.

Es indignante el ver como profesionales de la investigación o la medicina, aquellos que nos traen realmente avances y mejoras muy importantes para todos, no reciben el apoyo de los gobernantes.