Regreso al pasado (sin Michael J. Fox)

Posted on noviembre 6, 2012

1


No hace falta remontarnos a la época del oeste y de los vaqueros para darnos cuenta de que nos encontramos en una época pasada, en que no vivimos ya en el S.XXI, si no que nos hemos remontado a mitad del siglo pasado sin comerlo ni beberlo, y lo que es mejor, sin la necesidad de ser Michael J. Fox ni disponer de coches supersónicos que dejen una humareda a su paso.

Según dice la canción, el pasado siempre fue mejor, pero dejarme que dude que el pasado al que nos hemos remontado como sociedad es mejor a la que podríamos tener si fuésemos un país con dos dedos de frente en el que todo gobernante barre para casa sin importarle nada ningún ciudadano.

Bienvenidos al nuevo S.XXI, en los que los decretos ley y la imposición del gobierno siguiendo la regla del: porque a nosotros nos da la gana y me importa una mierda lo que penséis los demás; se está poniendo a la orden del día, y lo que es mejor, de hurtadillas para evitar una rebelión en masa de la sociedad dormida con la que convivimos.

Bienvenidos a la época en la que las diferencias sociales entre las diferentes clases son cada vez más pronunciadas, volvemos a la época de los señores feudales y del “resto de la purria” que resulta molestar a los que tienen poder, pero que resulta que son los que pagan los lujos y caprichos de sus señorías.

Bienvenidos a los años en los que el pueblo no tiene ningún tipo de poder y son desahuciados como perros sin importar la situación personal de cada uno de ellos, y en los que políticos y banqueros se jactan a reír detrás de las mesas de sus despachos con copa de brandy en mano.

Bienvenidos a los días en que las lenguas y las costumbres son perseguidas y sus ciudadanos insultados con tal de conseguir o bien un puñado de votos, o que un puñado de burros se animen y se crean las falacias y mentiras vertidas sobre dicha región.

Bienvenidos a la censura, donde el gobierno intenta borrar las evidencias de internet y se hacen los sordos cuando algún periodista espabilado les intenta sacar los colores. Por suerte vivimos en la era de la información y de la propagación, mueve un dedo y todo el país lo sabrá, twittea algo, ¡y estás perdido!

Por mi parte no tardaría ni un segundo en montarme a ese coche supersónico y volver al pasado, pero a un pasado en el que con esfuerzo de todos pudiésemos evitar la situación a la que nos vemos volcados como país, pero sobretodo, como ciudadanos de éste, del cual cada día que pasa siento más lástima y caridad por actuar como lo hacemos.