La diosa de los desahucios: La Hipoteca

Posted on noviembre 12, 2012

1


Han hecho falta varios suicidios para que políticos de diversos partidos políticos se sentasen a negociar una mejora en la ley hipotecaria que evitase los desahucios que estaban al orden del día.  La presión social ha sido una vez más la causante de este cambio de rumbo de los políticos, y gracias a publicaciones de periódicos de tal envergadura como The New York Times que se han hecho eco de la grave situación en nuestro país en lo que a estos duros casos de desamparo se refiere.

Durante los próximos dos años la medida estará vigente, con lo que por este periodo de tiempo se bloquearán los procesos por ley, dando aire a muchas familias que en los próximos meses se hubiesen encontrado en la calle y sin recursos, y aún teniendo que hacer frente a un crédito que no pueden pagar y habiendo perdido su hogar.

Según datos publicados en El País, desde 2008 se han ejecutado 172.000 desahucios y actualmente hay 178.000 casos pendientes. Esto supone que miles de familias se encuentran en situación de desamparo, y no olvidemos que esto no puede pasar a cualquiera de nosotros. No hemos de ser ciegos a una situación que azota a nuestro país y a millones de personas, las cuales tampoco pensaban que ellas iban a ser las “agraciadas” de la crisis económica.

Lo que no me deja indiferente es la reacción de algunas cajas y bancos que aceptan a regañadientes algunas medidas que se toman en beneficio del propietario, parece mentira que detrás de esos bancos haya personas con familias y hogares y que no sean capaces de ponerse en la situación de los demás. Está claro que a ellos no les va a faltar el buen vino y el marisco para estas Navidades, y no se paran a pensar que hay millones de personas que por su culpa no tendrán ni un trozo de pan duro que ponerse en la boca.

Crucemos los dedos para que estas 178.000 familias que tienen el caso abierto puedan verse beneficiados, pero todavía queda mucho más. Somos uno de los países en el que la hipoteca no se ve cancelada con la entrega de las llaves, uno de los puntos en los que la reforma es más necesaria que nunca. Una familia que entrega las llaves y tiene que seguir pagando nunca podrá volver a tener una vida normal, pasan automáticamente a formar parte de los más desfavorecidos del país con nulas oportunidades de sobrevivir.