La Voz: programa donde ésta pasa a segundo plano

Posted on noviembre 22, 2012

4


Joyas, coches, ordenadores, programas informáticos, botas, lacas, pastelitos, rebanadas de pan, cd’s… ¡Bienvenidos a La Voz! el programa de prime-time de Teletienda de Telecinco donde cada 3 o 4 anuncios nos emiten una canción de un cantante prometedor. Así se podrían presentar los directos de ayer en los que la publicidad estuvo presente constantemente de forma masiva y totalmente fuera de lugar.

El dinero es dinero deben pensar, por eso qué mejor que anunciar pastelitos infantiles a las 23:50 de la noche; o un software en el que la pantalla no reacciona al tacto de la presentadora… o lanzar chorros de laca al aire como si no hubiese un mañana; las pobres concursantes debían tener el pelo como escarcha.

¿Dónde han quedado esos programas en que el emplazamiento de producto era algo sutil? O bien, cuando formaba parte de una escena cotidiana… o por lo menos, unos patrocinios que tengan algo que ver con lo que estamos viendo. La Voz se carga cualquier formato publicitario, sin haber sabido decir que no a anunciantes por no perder dinero y convertir un programa de talentos en una teletienda de 4 horas de duración.

Posados, robados, grabados… todo parece valer en la TV de hoy en día; en la que si el sector publicitario parece estar de capa caída, algunos formatos televisivos no están ayudando para nada en una mejora de su imagen y calidad frente a los telespectadores.

¿Qué es lo mejor de todo esto? Los Trendic Topic a nivel mundial que se formaron gracias a la publicidad exagerada, y una vez más, la originalidad de los twitteros hacían que esos espacios en los que nadie cantaba (un 80%), fuesen mucho más entretenidos.

Señores de La Voz y Telecinco; puede que hayan encontrado un formato que les aporta más de un 30% de Share, puede que estén teniendo éxito en las redes; pero cuidado, tendrían que saber que actualmente todo lo que sube como la espuma, puede bajar con la misma velocidad; así que yo de ustedes mejoraría la gestión de anunciantes; y por otro lado, con lo recaudado, mejoren la calidad de sonido… en muchas ocasiones tenía la sensación de estar escuchando gallinas en celo más que un programa de televisión.