El poder de la ignorancia – Por el Ministro Wert

Posted on diciembre 4, 2012

0


¿Desde cuándo el conocimiento y el saber está castigado? ¿Por qué se limita a un idioma el estudio en ESO y bachillerato cuando se pueden aprender dos o hasta tres? El señor Wert está realizando una persecución de la lengua catalana que no se producía desde hacía 50 años. No entiendo el porqué este señor se empeña en imponer su pensamiento a toda una Comunidad Autónoma cuando lo único que está haciendo es restar conocimientos a los alumnos que actualmente están en edad de aprender y de absorber conceptos e idiomas como esponjas.

¿Qué hay de malo en que un estudiante de Cataluña sea bilingüe desde pequeño? Se está intentando matar la cultura y la identidad de una región solamente porque a un grupo de personas les apetece. ¿Todavía no se ha dado cuenta el señor Wert, siendo ministro de educación, que el saber no ocupa lugar? ¿Qué los niños que desde pequeños son bilingües tienen muchas más facilidades en el futuro para aprender otros idiomas como el inglés, el francés o el chino? O a lo mejor el problema es que está reflejando su ineptitud idiomática en el resto de niños para evitar sentirse inferior… son estas las cosas que nunca sabremos, pero podría ser una explicación, y actualmente, sería la más lógica para poder llegar a entender su comportamiento y persecución al catalán.

Dejémonos de falacias cuando se dice que en Cataluña no sabemos hablar castellano, dejemos las diferencias ideológicas a un lado y pensemos por una vez en el bien de los niños, el futuro de un país que ya está suficientemente castigado, como para andar haciendo apología política. Es el momento de no ser partidista, si no de pensar en el bien común.

Nuestro país está pasando por los momentos más difíciles que se recuerdan desde hace décadas, sin embargo, esto no evita que personas como el ministro Wert se entretenga con reformas educativas que la sitúan en los años 60 en lugar de situarla en el S.XXI.

En momentos así, es cuando más pienso en que todo esto es una estrategia para desviar la atención de las gestiones del gobierno hacia la gestión de la crisis, y por otro lado, seguir con el estado de crispación catalán; el cual parece beneficiar muy y mucho a la política del partido popular para sembrar el miedo y crear todavía más separatismo si cabe. Pueden ir diciendo que quieren la unidad, pero si así fuese, pondrían de su parte y no seguirían machacando de forma semanal a la misma comunidad de siempre.