Gran Hermano: La gallina ciega de los huevos de oro

Posted on febrero 11, 2013

0


Gran Hermano 14

Gran Hermano 14

Esta noche empieza lo que en su día fue el programa revelación, un programa que consiguió sentar delante del televisor a todo un país para ver lo que se consideraba la evolución de la televisión, Gran Hermano.

Tras 13 ediciones, muchos son los críticos del programa, y muchos más los que reniegan de verlo. Pero entonces, ¿por qué siempre es líder de audiencia? No soy un fiel seguidor del programa ni un defensor férreo del mismo, pero lo que si soy es alguien que sabe ver la rentabilidad de un formato que a pesar de parecer oxidado, se renueva año a año tratando de mantener el factor sorpresa y la innovación, y solamente por eso ya se merecen todos mis respetos.

Muchos son los programas de la denominada “tele-realidad” que se emiten en cada una de las cadenas; cada uno tiene su propio público; pero pocos de ellos han conseguido hacer sombra a Gran Hermano, y ninguno de ellos ha conseguido llegar a su decimocuarta edición con una salud de hierro y siendo capaz de sorprender en cada una de las galas. Más de lo mismo pueden pensar algunos, pero yo les respondería rotundamente: No.

Veamos esta noche la gran cantidad de anunciantes que han pagado miles de euros por aparecer en los bloques publicitarios, la cantidad de tweets que se publicarán por segundo y los Trending Topic que saldrán a raíz de la entrada y los vídeos promocionales de cada uno de los participantes, y a pesar de que mañana nadie reconozca que lo ha visto; pongo la mano en el fuego de que será líder de audiencia y habrán “oído” hablar algo sobre alguno de sus pintorescos concursantes.

Reconozcámolo, somos un país de cotillas que nos gusta el saber todo sobre la vida de los demás, de ahí el gran éxito de todos los programas de la prensa rosa y la multitud de revistas del corazón que podemos encontrar semanalmente en el Kiosko. Nos va el morbo, y mucho más si podemos vivirlo en directo. El primer paso es reconocerlo, el siguiente, es no pensar en ello.